Sí, el maridaje con panes también existe

Existen multitud de variedades de panes, que varían bien por su composición de harinas como por las formas de horneado o por la añadidura de más ingredientes a la receta base. Casi una infinidad de posibilidades nos brinda el pan y dada esa gran cantidad de posibilidades podemos seleccionar y adaptar cada tipo de pan a la comida, estableciendo así un maridaje perfecto entre el plato y el pan que le acompaña.

Como la mayoría de las cosas, la cocina funciona por lógica. Si nos encontramos ante un plato con una buena salsa, sería recomendable en este caso un pan con miga que empape bien. Por el contrario, si lo que queremos es disfrutar de un bocadillo, la mejor opción es un pan con corteza dura para soportar el peso de todo lo alojado en su interior. También es lógico pensar que los panes más sabrosos combinen mejor con alimentos que no sustituyan su sabor como quesos poco curados o embutidos suaves, y por el contrario, para comidas muy sabrosas es mejor optar por un pan blanco.

Uno de los maridajes que tenemos claros es el de los picos con los ibéricos una autentica combinación deliciosa, pero también es muy interesante la mezcla de ahumados con el pan de centeno por su acidez o los de maíz con alimentos dulces como mermeladas, membrillo o mantequillas.

Una infinidad de posibilidades que podéis degustar en nuestra panadería, Horno de Martín, con cuatro generaciones ya, de maestros panaderos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Sitio web

*