La regañá, delicia de la gastronomía andaluza

La regañá, elaborada con harina de trigo, es uno de los platos típicos de Andalucía. Su textura es similar a la del pico o colín, y se suele servir como acompañante de cualquier tapa o aperitivo.

La historia de la regañá, esa especie de torta dura y muy fina de pan, se remonta unos mil años atrás cuando se descubrió que, al someter las sopas de cereal a altas temperaturas, se lograba obtener un alimento caracterizado por un bajo contenido en agua, muy apropiado para los largos viajes.

Esta característica la hacía muy apropiada para el almacenaje en busques por parte de los tripulantes que surcaban los mares y acabarían descubriendo América.

Recibió primero el nombre de galleta debido a sus similares características, como su larga conservación o forma plana. Existen varios tipos de regañá: con ajonjolí, artesanas, con pipas, etc.

Su  consumo contribuye al equilibrio nutricional que caracteriza a la dieta mediterránea, siendo apta para cualquier hora del día gracias a su bajo aporte calórico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Sitio web

*