La curiosa historia del croissant

Por el nombre croissant puede parecernos que la primera hornada de este dulce fuese en Francia, pero realmente la curiosa historia del croissant nace en Viena. Nos tenemos que remontar al siglo XVII, época en la que el Imperio Otomano comandado por el Visir Kara Mustafá estaba haciendo de las suyas por Europa, y en ese momento, se disponía a invadir Viena con un ejército de casi 200.000 soldados.

Viena era una ciudad completamente amurallada, por lo que era realmente difícil la invasión por tierra. Entonces, los turcos excavaron túneles para no levantar sospechas y aparecer en medio de la ciudad sin ser vistos, no obstante no contaban con el gremio de los panaderos, que al trabajar en horario nocturno, escucharon extraños ruidos y dieron la alarma a las tropas vienesas que derrotaron a los turcos por sorpresa.

En conmemoración a este acto, los panaderos crearon un bollo con forma de media luna creciente, “Lune croissant”, el símbolo de la bandera otomana, y así se creó esta “dulce venganza” en la que comerse un croissant simboliza comerse a un turco.

Después, fue la reina María Antonieta (de origen austríaco) la que llevo el croissant a Francia como una de sus costumbres, junto al chocolate y el café, convirtiéndolos con el paso de los años en el símbolo actual de la bollería francesa.

¿Te han entrado ganas de comerte un croissant? Ven al Horno de Martín, te esperamos en nuestros establecimientos.

 

Fuente: Muy Interesante y Informe21.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Sitio web

*