El secreto está en la masa madre

Los amantes del pan sabrán que cada vez es más difícil encontrar pan elaborado de la manera tradicional, las grandes superficies y franquicias están imponiendo su modelo de pan congelado en serie que pierde la esencia y todas las propiedades nutricionales del pan. El secreto de un panadero es la masa madre, hay muchas maneras de hacerla, pero la base de todas ellas es harina, agua y tiempo (como para todas las cosas buenas).

Antes de que llegase la levadura industrial, el pan se fermentaba siempre con levadura natural. La levadura natural otorga al pan un sabor que la comercial sencillamente no puede dar. Además, altera todas las características de una hogaza: miga, corteza, duración, preservación de la humedad, etc.

Para conseguir la levadura simplemente se coloca en un recipiente la masa elaborada sólo con harina y agua (en la misma proporción), y se deja reposar a temperatura ambiente para “capturar” las levaduras y bacterias presentes en el aire y los alimentos.  Estos microorganismos se alimentarán de la harina y soltarán gases (que luego se quedan atrapados en el pan como burbujas en la miga) .

El proceso dura aproximadamente unos 3-4 días, durante ese tiempo tenemos que procurar que en el recipiente siempre haya la misma cantidad de masa madre . Se van renovando las cantidades de harina y agua para que de esta forma aumente de volumen, la masa empezará a burbujear y a desprender un ligero olor acre o avinagrado. En ese punto, cuando la masa engorde estará preparada para ser usada en la elaboración de pan.

Pero como ya sabéis, en esto cada uno tenemos nuestro truco para hacer nuestra receta única.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Sitio web

*