Beneficios del desayuno (II)

Si en tu desayuno incluyes cereales de desayuno o panes integrales, lograrás satisfacer enormemente las necesidades de fibra que nuestro organismo necesita diariamente.

Si además sustituimos la bollería industrial y repostería por un desayuno que incluya tostadas, galletas sencillas, etc., el consumo diario de grasa será menor.  La ingesta de estos alimentos contribuye a aumentar los aportes calóricos realizados a partir de los hidratos de carbono.

No desayunar repercute en el rendimiento físico e intelectual. Cuando ayunamos, ponemos en marcha una serie de mecanismo en nuestro organismo para intentar mantener el nivel de azúcar en sangre dentro de un índice de valores aceptable. Esto acarrea cambios hormonales que condicionan negativamente el rendimiento físico e intelectual.

El aporte diario de vitaminas y minerales se ve beneficiado enormemente por un desayuno sano y equilibrado. Unos estudios realizados en diferentes países demuestran que aquellas personas que no desayunan evidencian aportes inferiores en ciertos minerales (hierro, calcio, magnesio y cinc( y vitaminas (piridoxina y tiamina) frente a las personas que sí desayunan.

Fuente: Alimentación Sana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Sitio web

*